Poesía para Michael Hutchence
autor: desconocido

No llores, si en el jardín de la vida
una flor se seca y muerta cae a la tierra.
Ella solamente volvió a la tierra que
un día la vio nacer.
Hoy ya no está se marchó.
Pero sólo su imagen se marchó, porque
su aroma aún flota en el aire,
está en cada rincón del jardín que se
embelleció a su paso.
También esta florecida en cada semilla
que de ella se desprendió.
Pero hoy cuando la extrañes,
ya no las busques en el jardín.
Levanta la cabeza y búscala en el cielo
convertida en estrella, porque ahí hoy brilla
con luz propia en el jardín de los siglos.
En el jardín que comienza justo ahí ,
donde termina lo conocido.
Por eso hoy más que nunca no agaches
la cabeza y búscala en los cielos,
convertida en estrella, que ella también
te estará mirando, te guiñará un ojo,
te sonreirá y por siempre se quedará
en las alturas para iluminarte en las
noches oscuras y para acompañarte
a cada paso del camino.

 

| Volver |